viernes, 2 de julio de 2010

dolor de el ayer





Te observo desde el limite de mi existencia, tu dolor me escuece, es tan duradero como mi paciencia. Mis dedos, en tu dirección, buscan con descontrol tu salvación. Mueren por acariciar tu mejilla, lloran por tu falsa utopía.
El destino no perdona, te envuelve en redes de terror, busca tus lágrimas que lo obscecionan.
Tu dolor se refleja en el espejo de tu vida, tu felicidad se esfuma entre la niebla, tu corazón pone en duda o que tu cuerpo estima, busca la respuesta que la mente le niega.
Cuanto dolor posee mi inutil corazon al verte tirada en un rincon, exigiendo ese aliento que te mereces, ese aliento que me desmorona. No sabes cuanto quiere que te quedes, que recibas tu bien merecida corona.
Existira el dia en que tu dolor se vaya en el viento de el ayer, que se estremesca por perdon, que se desgarre por su estupidez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario